¿Se consideraría despido si no acepto una bajada de sueldo y me voy de la empresa?

Si llegado el momento decides rescindir tu contrato con la empresa, y te has visto obligado a hacerlo forzado por unas circunstancias, como por ejemplo no aceptar una rebaja de sueldo, tu marcha tiene el mismo valor que si fuera la empresa la que decide despedirte. Así lo ha reconocido recientemente el Tribunal de Justicia de la UE que ha dictaminado que una negativa a un "cambio sustancial y unilateral" de las condiciones de contrato es considerado un despido. La corte europea en Luxemburgo afirma al respecto "El hecho de que un empresario proceda unilateralmente y en perjuicio del trabajador, a modificar sustancialmente elementos esenciales del contrato de trabajo por motivos no inherentes a la persona del trabajador está comprendido en el concepto de "despido" en el sentido de la Directiva", que lo que pretende es precisamente "reforzar la protección de los trabajadores en caso de despidos colectivos", se lee en la sentencia. En el año 2012 la reforma laboral en España abrió la puerta a las empresas para que tuvieran la posibilidad de empeorar de manera unilateral las condiciones laborales de sus empleados, cambiar la jornada, el horario, bajar el sueldo o trasladar a otra ciudad a un empleado, siempre que fuese necesario y existiesen razones económicas, técnicas, organizativas o de producción que lo pudieran justificar. Además daba a los trabajadores la posibilidad de solicitar la extinción de su contrato de trabajo por modificación sustancial en sus condiciones de trabajo, con derecho a marcharse de la empresa y al desempleo en el caso en que no estuvieran dispuestos a aceptar esa modificación en su contrato, teniendo, además, derecho a recibir una indemnización de 20 días por cada año trabajado, y un máximo de 9 o 12 meses de sueldo en concepto de indemnización según cada caso. Con esta sentencia los trabajadores tienen ahora la posibilidad de ampararse frente a sus empresas a la hora de tener que abandonar sus puestos al verse forzados por unas circunstancias que son contrarias a sus derechos.
Desde Bolyster recordamos la importancia de asesorarse en todo momento por abogados expertos en materia de Derecho Laboral, antes de firmar cualquier documento que nos pueda comprometer o perjudicar como una rescisión de contrato o una carta de despido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *